Search

VERSOS INQUIETOS

Verdad y certeza

Respuesta extraviado correspondiente al tema visto en clase de filosofía

Creo que nuestro conocimiento está extremadamente limitado. ¿Conocemos las cosas con verdad y con certeza? Lo dudo. Pienso que estamos encarcelados dentro de nuestra propia experiencia y perspectiva. Claro, podemos intentar alejarnos de nuestra realidad y conocer el mundo a través de una mente objetiva o una distinta perspectiva – pienso que de aquí nace la obsesión con la literatura y el conocimiento. Sin embargo, estamos condicionados o limitados por nuestra propia experiencia y por lo tal no podemos conocer las cosas con verdad, si es que existe una sola verdad. Estudios científicos muestran que los humanos no hemos aprendido a utilizar nuestra mente en su plenitud, y me pregunto entonces si con la evolución o con la asistencia de la tecnología encontraremos en el futuro una verdad distinta a la que conocemos hoy en día.

Kant establece que existe una verdad moral, así como las leyes naturales, y pienso que esto sí existe como verdad absoluta. Y de tal manera también los derechos humanos: es una verdad universal que todo humano nace con ellos. Sin embargo, pienso que este tipo de verdades son lo único que podemos tomar como cierto.

El profesor explicó en clase que estamos limitados por nuestros cinco sentidos, pero ¿qué pasaría si tuviéramos un sexto o séptimo sentido? Las personas que declaran ver fantasmas o predecir el futuro tienen una noción de la realidad distinta a la que tengo yo, aunque decida o no creer en ellos. Así mismo, lo que yo veo, pienso, y vivo es completamente distinto a lo que ve, piensa y vive mi hermano, por más parecido que somos.

No, pienso que no es posible comprender la realidad trascendente. Estamos restringidos por nuestra perspectiva. A veces siento como si estuviera atrapada dentro de mi propio cuerpo y mente, y me encantaría poder meterme a la cabeza de los demás y ver el mundo desde sus ojos. Pienso que por más que las personas pueden estar de acuerdo con algo, siempre habrá una diferencia en su manera de observar, comprender o racionalizar. Es algo tan bello, y algo tan desastroso, el poder ver el mundo desde distintos ojos y perspectivas.

 

Advertisements

Esencia

Soy mi pasado. Cada experiencia que he vivido, aunque no esté presente en mi memoria, me ha moldeado a ser quien soy y lo que represento como persona. Soy una combinación de pensamientos y memorias. Soy experiencias, dudas y afirmaciones. Soy mi primera caída en bicicleta, mi primer premio ganado, mi primer beso. Soy mi cuento favorito que me leían mis papás cada noche antes de dormir. Soy enojo, tristeza, felicidad y sorpresa.

Soy los libros que he leído, que han formulado mis ideologías y mi manera de ver el mundo. Soy mis amigos, quienes me han permitido ser más tolerante y más abierta a distintas perspectivas. Soy mis materias, mis profesores, mi carrera. Cada palabra que sale de mi boca es un producto fabricado por mi propio ser, único e irremplazable.

También soy 1 de 7 billones de personas en el mundo. Soy la marca que dejo en el mundo, inexistente hasta ahora. Soy otra vida más, afectando emocionalmente solo a aquellos que me conocen, pero afectando a toda mi comunidad con mi consumo de gasolina, agua e internet. Soy todo y soy nada.

Soy cada instante de mi vida: lo tangible y lo intangible. Cada momento, por más insignificante que parezca, me ha formado para ser quien soy hoy. Soy un producto fabricado por experiencias, las buenas, las malas, y hasta las que pudieron haber sucedido.

No se puede existir sin tener esencia. Vivo; despierto todas las mañanas, me visto y voy a clases. ¿Pero qué valor tiene esto sin mi esencia?

No vivo porque existo, vivo porque tengo convicción. Mi esencia es aprender – entender, conocer y explorar. No escucho al maestro para tener una buena calificación, lo escucho porque tiene algo que aportar y yo algo que aprender. No me despierto todas las mañanas para seguir una rutina, sino para continuar construyendo mi camino hacia la persona que quiero llegar a ser.

No busco la felicidad, porque la felicidad es algo de lo que siempre me apoderaré en cuanto estoy dispuesta a recibirlo. Felicidad es reconocerme como persona, construir mi camino, tener convicciones y apropiarme de ellos. Felicidad es tener esencia. Al estar susceptibles a esta verdad, al abrirnos a la posibilidad de dejarnos llevar por esta simplicidad, podemos llegar ser, en todas nuestros enredos cotidianos y complejidades, felices.

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑